Hacia la montaña


Hacia la montaña

Me encontrarás otra vez
Como a un niño que juega solo en la terraza
Podrías matarme
Y aun así sería parte del juego
Con la soberbia de quienes esculpen el tiempo
En tu cubo mágico de atardeceres
Entre tus infinitas caras
De inexpresiones congeladas
Simplemente pasaré
Sin dejar surcos
Sin tomar casi nada
Atesorando apenas un tibio latido
Y tan sólo una palabra
Permiso